Endocentro

La Endometriosis se define como la presencia de células endometriales fuera de su lugar habitual. Las células endometriales tapizan la cavidad del útero, son las que sufren los cambios hormonales del ciclo ovárico de la mujer y preparan el endometrio para la implantación del embrión. Son las que se desprenden todos los meses en forma de menstruación.

Cuando esas células endometriales se implantan en otras regiones, como la superficie de los ovarios, la cavidad peritoneal, la superficie del útero, etc., estamos en presencia de  una Endometriosis.

Hay muchas mujeres fértiles que tienen Endometriosis, aproximadamente entre el 15-20% de las mujeres en edad fértil. Sin embargo en las pacientes que cursan un problema de esterilidad, está presente en el 54% de los casos.

Si bien es una enfermedad benigna, con mínimas chances de malignización, tiene un comportamiento similar a una enfermedad maligna ya que suele ser progresiva, avanza con el tiempo y produce implantes a distancia.

Hay quienes no consideran la Endometriosis como una enfermedad a menos que provoque dolor pélvico o esterilidad.

Estos dos suelen ser los síntomas que con más frecuencia, llevan a la mujer a la consulta.

En adolescentes y mujeres muy jóvenes, provoca un dolor intenso vinculado al período menstrual. Estos dolores pueden ser invalidantes y requieren calmantes potentes e incluso calmantes por vía venosa los días pico.

Muchas veces vemos en la consulta pacientes de 30 a 35 años con una larga historia de dolores pélvicos muy importantes, desde la adolescencia,  que no han sido completamente estudiadas.

Esto se debe a que para realizar un completo estudio en estos casos se requiere realizar una Laparoscopia . Este estudio implica una internación y anestesia general, por lo que muchas veces se pospone el estudio en jóvenes que no están en la búsqueda de un embarazo.

La situación ideal es diagnosticar esta patología cuando comienza a dar síntomas porque de esa forma podemos aliviar los dolores intensos de las pacientes, mejorarles su calidad de vida, alertarlas sobre posibles problemas reproductivos futuros (que no siempre se presentan), pero que le ayudan a organizar la búsqueda de sus hijos antes de los 35 años.

La existencia  de dolor no siempre está presente, puede diagnosticarse la enfermedad por la presencia de un Quiste Endometriósico en el ovario.

Se puede diagnosticar por Ecografia.

Un gran problema que existe es que cuando aparecen Quistes Endometrósicos en chicas jóvenes, comienzan a realizarse cirugías para sacar esos Quistes. Estas cirugías se realizan extrayéndole los quístes, pero también se saca, inevitablemente, parte de tejido sano, con lo que se va perdiendo capital de folículos normales (que contienen sus células reproductivas: óvulos). Esta situación, muy frecuente, lleva a que la mujer comience a presentar problemas hormonales precozmente, no vinculados con su edad biológica, afectando su fertilidad.

Cuando la mujer inicia la búsqueda de embarazo, se debe buscar la presencia de Endometriosis sabiendo que de estar presente baja las chances de embarazo, ya sea en el embarazo logrado naturalmente como el logrado por tratamientos.

La historia de dolor menstrual de largo tiempo ayuda a orientar la búsqueda, pero no se presenta siempre. Muchas pacientes que nunca tuvieron dolor, al hacerles una Laparoscopía Diagnóstica como parte del estudio de la Esterilidad, muestran una Endometriosis que incluso puede ser severa.

Como queda expuesto, la Endometriosis es una enfermedad que quienes hacemos Medicina Reproductiva, no queremos encontrar en nuestras pacientes. Eso no quiere decir que no puedan lograr embarazo, sino que es mas difícil el proceso.

La sugerencia más importante que debe hacerse a una mujer que cursa esta enfermedad es que inicie la búsqueda de sus hijos antes de los 35 años, para lograr los mejores resultados.


Dra. Rita Vernocchi